Translate

domingo, 28 de abril de 2013

Cupcakes Merino


Buenas, hoy os traigo esta receta que se llama así en honor de Carmen Merino, amiga de mi madre, que me dió la receta del bizcocho que he usadao para hacer las madalenas ( está de muerte tanto este bizcocho como la receta de otro que me dió que ya la pondré más adelante). He adaptado las medidas para que me salieran 12 madalenas.

Para la crema he utilizado la receta de crema de queso que viene en el libro Objetivo: Cupcake Perfecto de Alma Obregón a la cual yo añadí café para darle sabor. He de confesaros que en un principio usé la mitad de las cantidades que ponen en la receta, el problema que tuve es que le añadí una taza entera de café ups! , error mío añadí demasiado líquido, para enmendarlo tuve que añadir más queso y mantequilla. Al final el desastre lo enmendé, lo único que la crema me salió sin el suficiente cuerpo como para ponerla en los cupcakes con la manga pastelera, vosotros no os preocupéis que en la receta os pongo las cantidades de tal y cómo debe de ser.

Una cosa que es importante es que estos cupcakes es mejor que los hagáis con un día de antelación a coméroslos, lo sé si os pasa como a mi la espera se hace eterna pero os juro que merece la pena esperarse un día para comerlos, al día siguiente de haberlos hecho están insuperables.

Vamos al lío.

Ingredientes:
(1 medida = 1 yogur)
* 3 huevos.
* 1 yogur de limón.
* unas gotas de sabor limón o la raspadura de 1/2 limón.
* 1'5 medida de azúcar
* 2/3 medida de aceite de oliva virgen o de girasol.
* 14 cucharadas de harina ( las cucharadas son de las de medir de tipo americanas, yo usé harina bizcochona).
* 1 sobre de levadura (yo utilicé gaseosa en su lugar).

Se mezclan todos los ingredientes en un bol hasta que esté todo integrado y no haya grumos. Metemos las madalenas en el horno a 160º con aire o a 180º sin aire, hasta que estén hechas ( suelen tardar unos 20-25 minutos pero lo mejor es que estéis atentos porque la verdad no anoté el tiempo).

Dejamos enfriar las madalenas sobre una rejilla para que se enfríen bien por todas partes.

Para la crema:
* 120 g. de mantequilla (blandita, no derretida)
* 300 g. de azúcar glass.
* 125 g. de queso cremoso de untar (no valen los light, debe estar frío).
* 1 cucharada de café bien cargado ( cucharada de medir tipo americana).

En un bol tamizamos el azúcar, añadimos la mantequilla y batimos a máxima velocidad hasta que se haga una crema. Añadimos el café y volvemos a batir todo a máxima velocidad. A continuación echamos el queso que debe de estar frío y batimos primero a velocidad baja y luego aumentamos hasta que obtengamos una crema homogénea. Cuanto más batamos mejor. Esta crema debe guardarse en el frigo por eso cuando se la pongamos a los cupcakes también debemos conservarlos en el frigo. Y ya está a esperar un día para poder disfrutarlos, no os impacientéis porque la espera, de verdad, merece la pena.