Translate

martes, 15 de octubre de 2013

Galletas de Jengibre



Hace poco mi chacha me trajo jengibre en polvo porque ella sabía que yo llevaba tiempo queriendo comprarlo pero no lo encontraba y me ha faltado tiempo para hacer recetas con él. Busqué la receta de las típicas galletas del muñeco de jengibre americanas y encontré ésta de Pequerecetas, en mi receta he variado algunas cantidades de los ingredientes, además no he usado clavo.
Vamos con la receta:

Ingredientes:
* 2 tazas de harina + 50 g de harina.
* 1/2 cucharada de levadura.
* 1 cucharadita de jengibre en polvo.
* 1 cucharadita de canela.
* 125g mantequilla a temperatura ambiente.
* 1 taza de azúcar moreno.
* 1 huevo.
* 125g de miel.

 Calentamos un poquito la miel en el microondas para que esté líquida y la reservamos. En un bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté todo bien integrado,después añadimos el huevo y la miel. En otro bol tamizamos la harina y la mezclamos con la levadura, el jengibre y la canela, y lo incorporamos a la mezcla anterior de la mantequilla. Mezclamos bien, si véis que la masa está un poco líquida podéis añadirle un poquito de harina pero no os paséis mucho con la harina. Metemos la mezcla en una bolsa cerrada sacando todo el aire de dentro y la dejamos reposar 2 horas. Lo que se puede hacer es, como dicen en Pequerecetas, meter la masa en el frigorífico y sacarla hasta que tenga la temperatura ambiente antes de usarla. Ahora cogemos la masa y la estiramos entre dos hojas de papel de horno, la masa estirada no debe ser ni muy gruesa ni muy fina. Precalentamos el horno a 180º con aire y mientras cortamos las galletas, yo he usado distintos cortapastas el típico muñequito de jengibre, con forma de ratón, con forma de los muñequitos del semáforo.

Metemos las galletas en el horno y le bajamos la temperatura a 160º con aire, en 12 minutos están listas aunque en realidad el tiempo depende del tamaño de la galleta, a mi me gusta que queden doraditas. Y ya está, unas deliciosas galletas listas para comerse, si os podéis aguantar están muuuuuuuuuuuuuuuuuuucho más buenas al día siguiente, cuando ya están más reposadas. Para conservarlas y que sigan estando crujientes lo mejor es guardarlas en una caja metálica.
 

 He de decir que el primer intento fue fallido, hice unas madalenas con jengibre  las cual decoré dándoles la forma de pájaro con chocolate. De sabor no me gustaron nada de nada eran horrorosas pero de aspecto creo que me quedaron muy monas por eso os cuelgo las fotos pero no pongo la receta :p