Translate

martes, 1 de octubre de 2013

Galletas de chocolate



Estas galletas las hice basándome en la receta de galletas oreo que encontré en Pequerecetas (la podéis encontrar aquí ).

Ingredientes:

* 160 g de harina.
* 95 g de chocolate en polvo.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato.
* 1 cucharadita de canela.
* Una pizca de sal.
* 70 g de mantequilla fundida.
* 100 g de azúcar moreno.
* 1 huevo.

Primero molemos el azúcar moreno y lo reservamos. Cuando la mantequilla fundida esté fría la mezclamos con el huevo, a continuación añadimos el azúcar molido y seguimos mezclando. Cuando esté todo integrado añadimos el chocolate, el bicarbonato, la sal y la canela y continuamos batiendo. Por último tamizamos la harina y la añadimos a la mezcla. A partir de este momento se amasa la mezcla a mano hasta conseguir una bola de masa homogenea. Lo siguiente que hacemos es poner la masa entre dos papeles de hornear y alisamos con el rodillo, cuanto más fina dejemos la masa mejor. Metemos la masa en el congelador unos 15 minutos, pasado ese tiempo encendemos el horno a 180º con aire y mientras se está precalentando vamos cortando las galletas, en este caso yo he utilizado un cortador redondo. Con los recortes  de masa lo que se hace es volver a formar la bola y aplanar entre dos papeles con el rodillo, no es necesario volver a meter en el congelador la masa a no ser que al cortar galletas la masa se pegue. Metemos las galletas al horno y las horneamos durante 10 minutos.





Ya están listas las galletas se pueden comer así o se pueden adornar con glasa como yo he hecho con  algunas de ellas. Para realizar esta glasa he utilizado azúcar glass, muy poquita agua, aroma de algodón de azúcar y colorantes. No pongo cantidades porque lo hice a ojo y además depende de si se desea una glasa más o menos espesa. Yo lo que hice fue echar un puñado grande de azúcar glass y mezclarlo con 2 gotas del aroma, después le fuí añadiendo el agua en muy muy poquitas cantidades ( no llegaba a un milímetro cada vez) hasta obtener la densidad de la glasa deseada. Dividí en dos boles la glasa, y en cada bol añadí el colorante deseado. Adorné las galletas utilizando una manga pastelera con una boquilla muy pequeña y dejé que se secaran las galletas. Antes de que estuviesen secas a algunas les puse por encima almendra picada caramelizada.

Con la glasa se puede dibujar cualquier detalle sobre ellas, como por ejemplo letras.